sábado, 30 de agosto de 2008

Voy en Fragata

Iluminábase su oscura piel
Su cuerpo entero esparcíase
en el colchón de la dama que un rato antes
había abierto sus piernas recién rasuradas para él

A través de la llamita
que chisporroteaba luces azules y rojas
ella lo observaba
fumando un cigarro de tabaco armado

¡Velas Fragata!,
ves hasta la oscuridad más negra
que pueda hallarse en tu cama…

4 comentarios:

Charly Santos dijo...

Bueno, primero quiero decir que este escrito me gustó mucho, me pegó en algún lugar muy mío. Felicitaciones.
Por otra parte, me quedé sin internet y me perdí de ir a verlos che. Una cagada. Les dejo mi mail, así si hacen alguna otra movida me entero más probablemente: ajeivut@hotmail.com
Saludos, Charly.

Cíclopa dijo...

cama mareada de humo y oleaje interno,
piernas brillan arena,
se sujetan su naufragio.



saludos,

Mamerto Tetto dijo...

Me copó.

Pero no me copó mal.

yus dijo...

a mi ya nadie me dice dama.