lunes, 20 de octubre de 2008

mejor no hablar

ir caminando
entre el viento artificial
del urquiza
esperar detrás de la línea amarilla
sentir la atracción del tren
de la muerte inminente
a un paso de mi cara

mirar alrededor

¿estoy cantando en voz alta?

no voy a saltar
el suicidio es cliché
lo puede hacer cualquiera
está pasado de moda

atrasar a la clase trabajadora
hacerles perder el presentismo
no es mi estilo
no soy suicida
pero juego a serlo

el fantasma de los que no pudieron
sobrevuela el ambiente
me despeina con la brisa del tren

entonces veo viejas ahogadas en vómitos
de pastillas multicolores
veo amas de casa ostentando brazos mutilados
que caen por los costados
del camisón ensangrentado

y un poema que hablaba
del viento del tren por la mañana
y terminó hablando de viejas suicidas.

5 comentarios:

Yan Duimich. dijo...

quién no sintió alguna vez la atracción del cuerpo hacia la fuerza centrífuga del tren?

A.C
Bueno, la chica dice hasta luego
y tiene mojado el pelo
entregó sobre un capote de torero
el último rincón inexplorado
de su cuerpo
el jardinero también dice hasta luego
y corta las últimas rosas diciendo:
voy a brindar cuando estas flores
estén en tu florero
el sacerdote también tiene un capote
también dice hasta luego
la vida no es un juego
ni es un florero, y se prendió fuego
nadie noto la ausencia
de la eminencia ni de la chica
el jardinero que amaneció temprano
cortó los tallos de las margaritas
y se fue mirando al sur
buscando el verano
nadie perdió tiempo en enterarse
si se fue para quedarse
o si fue buscando emociones
así son las cosas
es el cambio de estaciones
es el tren que pasa
es el tren que pasa
pasa por la puerta
de la casa de la gente
que no está en su casa
y por la ventana una chica
que salúda con la mano ya no está
y en su lugar hay un asiento vacío

el jardinero le dice a las espinas
hasta luego
todos los rosales son iguales
lastiman los dedos
soy un jardinero
ví nacer a todas éstas flores
pero no tengo floreros en casa.

Javier Defox dijo...

Buko, inevitablemente tus palabras, si es que has leido mis palabras, nos obligan a compartir una cerveza....

Charly Santos dijo...

No sé por qué, pero me encantan los trenes. No porque uno cada tanto juguetea con la idea de tirarse debajo, más bien porque están imbuídos de una suerte de magia tecnológica. Casi parece que son una bestia mítica, salida de algún cuento azteca. Una serpiente de acero emplumada que nos lleva a donde tenemos que ir, que hasta te arruya con su respiración cuando marcha.
Igual la posta para matarse es tirarse de un avión sin paracaidas (chistecillo para mitigar el pérfido fatalismo del que estamos somos tan esclavos últimamente).
Atte.: Charly Santos.
PD: Finalmente el sábado decidí no ser excomulgado de mi familia e ir a la comunión de mi prima. Un garrón, como se imaginarán, pero bueno. Nos veremos en otra ocación, que seguro se presentará en breve.

juan borges dijo...

hablar del viento tambien es cliche, pero hablar de la tragedia, hablar de viejas suicidas no habla cualquiera...
por eso te admiro buko porque vos sos POETA siempre ,cuando escribis pero mas que nada cuando andas, en tu pisar, en tu sentir , en tu bravura de hembra desaforada...

juan borges

Nerina Thomas dijo...

Muy bueno "POETA". bRILLANTE LO TUYO!!un abrazo