martes, 3 de febrero de 2009

Ano contra natura

Acá, en la noche espejada
se prenden las heridas
y se sincronizan las almas muertas de hambre.

Era de noche, los ángeles arrastraban sus pies
y todos, todos lloraban...por lo que ocurrió ayer.
Miran los lobos, miran los lobos y sonríen...
...moqueando y con media boca partida.

Se incendian montañas de libros y los detectives buscan algo más...más.

Caminan las pulgas por los tirantes de mi techo,
el ano contra natura humedece la tarde
y los ojos de aquel gato maula que rodaron hasta el cordón,
son usados com canicas por los niños tuberculosos.

Está el marco de tu puerta pegada con poxirán.
Huelo los libros: humedad, nostalgia...
y el ano contra natura, el ano, el ano contra natura.

Iba el viejito caminando, apretando su bolsa de caca.
La ciudad de buenos aires empapelada con macri...
y el viejito aún apretando su bolsa de caca.

4 comentarios:

Quiqué Buñuelos dijo...

jaja...es genial...escatológicamente genial...

Xergito dijo...

terribele... muy fuerte jottaa...

Bukowskiana dijo...

es terrible!! me aprece que es uno de mis preferidos!! puedo incluir este en la antología para el larva??

Pau Paoletti dijo...

impacatante, che... me dejó pensando