viernes, 18 de julio de 2008

Queridos amigos, fue más que gratificador haber compartido momentos con ustedes.
Nos estamos viendo. Me despido dejando algo de lo que creo que aún no se hacer:
Escribir.


Capricho.


Voy a escribir. Voy a crear la confusión, el desequilibrio, el desorden. El sentimiento falso y el supuestamente verdadero. Voy a comer escapes y triturar salidas. Voy armar una secta de la soledad y la creación, un aspecto cardinal que conjugue estas dos pasiones. Disertaré sobre la purificación de desconsuelos, y tomaré un trago de vació.

Sospecho la ironía inmadura, de una cordura falsa, una imagen a copia que reproduce ejemplos. El despliegue de la luna y un juego enfermizo de almas tristes. Una mascara de terror y el des-creí-miento. Sí descreí; mentí. Formula básica en su primigenia. Juegos.

Los verdaderos ojos miran hacia dentro, descomunan variaciones, implican la “drasticidad”. Inexistiendo en la palabra se marca una sensación en la idea. Por no, eso, entonces, lo otro.

El camino sinuoso del control, el hacer creer un color, un olor, un tiempo. El sello de la enfermedad en el comienzo de una esperanza, la costumbre al castigo y la ilusión de futuro.


3 comentarios:

Berenice dijo...

Che, me encanta, boludo. Es genial. Qué lástima que te hayas ido así! Pero bueno, seguiremos en contacto! Besos!

Xergito dijo...

tan asi de repente te fuiste pa otros rumbos poeta solitario, que no asombra, y esta bien que asi sea, esto de la poesia es para sentirse bien, y te entiendo man., quedan momentos gratos con sorisas ambiguas (simbolos de cortesia o de terribles desgacias no?) un abrazo

juan borges dijo...

es una pena pablo que te vayas, pero si no gozas no tiene sentido...
a pesar de los debates todo bien con vos y te deseo lo mejor..