jueves, 22 de mayo de 2008

Pido permiso

sEl exilio: el conocimiento de uno mismo.
El olvido de uno mismo.
La escritura te vuelve un hombre desgraciado porque te afirma en la condición de un dios mediocre y porque sabes que podrías haber dedicado el tiempo a una actividad menos arrogante. Dios mediocre.
La literatura hace más tolerable el duro "inconveniente de haber nacido", como diría Cioran.
Publicar- más que escribir- es un acto impúdico. Prefiero leer, aunque continúo escribiendo a causa de una costumbre maníaca, y por que todavía espero encontrarme en el futuro con un par de sorpresas. Cuando fui más chico deseaba ser escritor. Ahora odio a ese joven que tomó decisiones en mi nombre.
Los escritores somos mentirosos de oficio. La mentira entendida como broma metafísica, como horizonte estètico, por supuesto.
Dioniso pide permiso para expresarse: Nunca es autobiografía. Pero escribir en primera persona es una buena manera de ocultarse, porque el ruido que haces a tu alrededor termina por formar una cortina de humo que te permite escapar por la puerta trasera. Un escritor que escribe sobre su vida íntima, sobre su biografía, es un maleducado (diría Pessoa). Uno debe utilizar su experiencia y sus confesiones (dice Pessoa), sólo como un modelo para crear personajes de interés universal. Soy un un escritor maleducado, en casi todos los sentidos ... pero la verdad es que los secretos más perturbadores no se pueden transmitir, y la literatura en incapaz de hacer nada al respecto.

7 comentarios:

Patricia dijo...

Buen texto Dioniso, coincido contigo en varios puntos, sobre todo en que también odio a la joven que tomó decisiones en mi nombre.Saludos!!

YOR dijo...

...Será que la vida se expresa en los aspectos más coloridos, por ende menos predecibles.
Qué más predecible que las palabras, fruto de convenciónes entre tantos (años, gente, culturas, épocas, ánimos, etc.)...
Igual admito que me gusta el juego de inocular lo vivo en lo muerto, a veces sólo con la intención de que sirva de vehículo, de puente entre los vivos.
Me gusta también leer a los que, testarudos como yo, siguen intentando.

Patricia Gold dijo...

"...escribir en primera persona es una buena manera de ocultarse, porque el ruido que haces a tu alrededor termina por formar una cortina de humo que te permite escapar por la puerta trasera."

Eso es ser un escritor maleducado..somos dos.

Me encantó este texto..me llegó y mucho.
Cuando era chica quería ser escritora,no odio a nadie.
Solo ahora hago lo que quiero.

Soy maleducada..:)

felicitaciones, primera vez que caigo en este espacio del cual tanto me habla una gran amiga. C.I.

te dejo besos..
voy a volver, me gustó lo que vi , este humo es muy visible..y no molesta.

Patry

juan borges dijo...

yo escupo lo que siento, no se mentir,puedo cometer atrocidades en mi vida, mentir, ser arrogante, soberbio, depravado...
pero cuando escribo me siento un niño desnudo enfrentando a un oceano inmenso y eso me hace seguir escribiendo, mi afan desmedido de llegar a la otra orilla y a la vez no es una decision, es una corriente que te arrastra...no todos pueden entender eso.

Lilit dijo...

Contraria...
Tal vez la única manera de volvernos hombres sea escribiendo, trascendiendo la animalidad para renacer en Dioses imprefectos, llenos de pasiones, como son todos los dioses. Como somos.
No te encuentro maleducado, eres consecuente si llegaras a develar esos secretos igual no te entenderían.
Un besito

clonista-stereo dijo...

genial!!
la verdad que un gusto leerte!!

hay un lugarcito aca para mi :) ??




si tenes info de las ferias independientes, etc... podrias enviarlo a tan-azul@hotmail.com =??

muchas gracias!!



www.laluzcaidadelanoche.ar.gd

©Claudia Isabel dijo...

Puede que escribir sea un acto de amor propio, quizás aquellos que intentamos escribir buscamos simplemente dejar constancia de nuestro minimo paso por esta vida, por ahora desconozco si hay otras, peroooooo, que tiene de malo? esa sería mi pregunta...digo, algo de egocentrismo, no me gusta la arrogancia porque es exceso de yoísmo, y el arrogante se pone en un lugar superior...escribir es un acto de amor propio y es necesario, porque debemos ser poseedores de aquello que queremos dar...
Un abrazo